Newsroom

¿Quién es tu escudero? por Mark Dance

Cesar Custodio | Apr 12th

¿Quién es tu escudero? por Mark Dance

No estoy completamente seguro de lo que hace un escudero, pero sí sé que no puedo pastorear de manera efectiva sin uno a mi lado.

La responsabilidad más obvia de un escudero, como lo sugiere el título, es ayudar a un guerrero, cargando sus armas hacia la batalla. Aunque hay muchos escuderos en la Biblia, no hay una descripción consistente y clara para esta posición.

Mucho antes de ser rey, David fue el escudero de Saúl.

«Cuando David vino a Saúl y comenzó a servirle, Saúl lo amó mucho, y David se convirtió en su escudero». – 1 Samuel 16:21

El hijo de Saúl, el príncipe Jonatán, también tenía un escudero, que obviamente se destacaba entre otros. Él le ayudó a Jonatán a ganar una batalla importante y milagrosa en contra de los Filisteos, que cambió el curso de la guerra. Ese escudero, cuyo nombre no se menciona, nunca habría abandonado a Jonatán ni dejado su lado, sin importar los obvios peligros.

Cada pastor necesita algo como un escudero. Esta nota que recibí de un pastor ilustra mi punto con claridad:

«Mark, después de 34 años en el ministerio recibiendo un salario, estoy intentando dejarlo. Tengo entrevistas con varias compañías en busca de un trabajo que no esté relacionado a la iglesia… Estoy esperando la respuesta de una entrevista final para un trabajo en un hospital que realmente quiero. Mi esposa y yo nos hemos desanimado mucho en el proceso. La ausencia de amigos por más de 25 años nos ha pasado factura… nos dijimos el uno al otro esta noche que ya ni siquiera sabemos cómo tener amigos o iniciar amistades. Con certeza, el ministerio quita mucho más de lo que da. Estoy listo para dejarlo. Pronto».

¿Quién es tu escudero? ¿Quién camina al frente de batalla contigo mientras lideras tu propia vida, tu familia y el ministerio?

La intención de este artículo no es, para nada, hacerte sentir culpable. LifeWay tiene el compromiso de ayudar a los pastores a ganar en el hogar y en la iglesia. Estamos comprometidos con ayudarte a llegar a ser y a permanecer sano para que algún día tengas un buen final.

Este es mi mensaje principal hoy: No. Intente. Servir. En. El. Ministerio. Solo.

Sí, sé que eso fue molesto, pero estoy ondeando una bandera gigante de alerta delante de aquellos de ustedes que son pastores en el presente, sin protección ni ayuda. Se están exponiendo ustedes mismos, a sus familias y su ministerio a un peligro innecesario.

Mi atrevida predicción es que cada pastor que está leyendo este artículo, sin importar su título en el organigrama, tiene gente en su ministerio ansiosa por iniciar una amistad con él y ayudarle, si tuviera tan sólo una pequeña oportunidad. El aislamiento es una de las artimañas favoritas del diablo contra pastores y líderes de la iglesia; y él es muy bueno usándola. Dios no se intimida, por lo que nosotros tampoco deberíamos hacerlo.

Dios no nos dejará solos, y el diablo tampoco. Así que no cedas ante la tentación de pelear solo. Jesús y la Iglesia, el ejército de Dios, no están en retirada.

No estoy diciendo que debes confiar al azar en todos los miembros de tu iglesia. El apóstol Pablo fue un escudero para Timoteo cuando le advirtió sobre Himeneo, Alejandro, Figelo, Fileto y Alejandro, el calderero. Pablo estaba cubriendo la espalda de Timoteo.

Si no confías en ninguno de los miembros de tu iglesia, entonces busca otra iglesia u otra profesión, por favor. El cuerpo de Cristo que es interdependiente tiene muchos miembros con muchas funciones. Tú y yo tenemos el deber de ir al frente de una batalla espiritual muy real, espada en mano, y pelear. No pelear unos con otros (carne y sangre), sino estar firmes en contra de las artimañas del diablo (Efesios 6:12)

Si esta semana o este domingo vas a la línea de batalla solo, sin un escudero que te ayude con tu armadura espiritual, no te sorprendas si recibes otra golpiza en batalla. En cambio, pídele a dos o tres miembros confiables que esta semana te acompañen de manera consistente en oración, animándote e incluso, a veces, confrontándote.


Traducido del Ingles: http://www.lifeway.com/pastors/2018/01/10/who-is-your-armor-bearer/